Inner Mountain - Tailor Made Travel


Guardian del Valle Chapter 4: Llullaillaco volcano, the highest INCA Sanctuary by bike.

Expedición Volcán Llullaillaco en MTB

Después de varios meses de organización de una de las expediciones más extraordinarias que hemos tenido dentro de la producción de la saga audiovisual de Bigmountainbike “Guardian del valle”, el 9 de Noviembre teníamos todo listo para salir rumbo a lo que sería uno de los ascensos más duros que se ha realizado con la bicicleta en este proyecto, el ascenso al segundo volcán activo mas alto del planeta y al santuario Inca mas alto del mundo; el gran y desconocido Volcán Llullaillaco, de 6.740 metros sobre el nivel del mar (msnm).

En esta ocasión éramos un grupo de 8 personas. ¡Un grupo no menor para semejante hazaña que se nos venía encima! Este grupo era conformado por 4 camarógrafos y 4 deportistas en bicicleta. Ya llevamos casi dos años con este gran proyecto de subir altas montañas en bicicleta y estábamos buscando la manera de traspasar fronteras, es por eso que me puse en contacto con el ciclista Alemán Gerhard Czesner, a quien vi por primera vez en un video de Redbull media house cuando fue a subir el Kilimanjaro en bicicleta (montaña mas alta de África) nada menos que con Danny Mcaskill. El, sin pensarlo dos veces, acepto mi invitación junto a su amigo y gran fotógrafo Suizo Martin Bissig, uno de los fotógrafos mas connotados en la escena de exploración en bicicleta en Europa. Además de ellos 2, en esta ocasión también invite a Nico Prudencio, gran ciclista nacional, para que experimente desde adentro lo que es la alta montaña en bicicleta y llevar al límite sus capacidades. También estaba presente mi fiel partner de estas aventuras; Federico Scheuch. Y 3 camarógrafos más: Benjamín Camus, Nico Gantz y Sebastián Prieto, los tres unas maquinas en las cámaras y muy fuertes física y mentalmente hablando. ¡Ya que no cualquier camarógrafo es capaz de aguantar 14 días de expedición en la alta montaña y además llegar a una cumbre de 6.700 metros con sus cámaras y todo el equipo que eso implica!

1 mes antes de salir de Santiago iniciamos un proceso de aclimatación, lo que es clave para poder lograr el éxito en estas altas cumbres. En esa fase de aclimatación fuimos en dos ocasiones al cerro Pintor (4.200 msnm), una por el dia y la otra a dormir. También fuimos al Campamento Federación, campamento que se usa como Campo Base para aquellos que quieren subir el Cerro El Plomo. Ademas, cuando llego Gerhard y Martin de Alemania (que venían con gran desventaja de aclimatación ya que allá las montañas no son muy altas) fuimos al Cerro Falsa Parva (3.850 msnm) para ver como andaban ellos en la altura y asi poder entrar en confianza antes de salir al Llullaillaco.

Viernes 9,

Ya con toda la logística lista y algo aclimatados, cargamos las Mahindra con todo lo necesario (comida, agua, bicicletas, equipo personal etc) y partimos rumbo a Bahía inglesa, nuestra primera parada en esta expedición que duraría 14 días. Al llegar a Bahía Inglesa nos recibió nuestro amigo y guía local Pablo Cartes quien nos llevo a disfrutar de unos freeride alucinantes en la costa de esta desértica zona de Chile. ¡Un privilegio! Pero ya al día siguiente, bien temprano en la mañana, estábamos saliendo rumbo a San Pedro de Atacama, lugar que seria nuestro hogar por los siguientes 4 días. Y llegamos nada menos que al gran Hotel Explora, uno de los auspiciadores de este proyecto, quienes nos recibieron al mas puro estilo andino con un cordero al palo y bailes típicos de la zona. ¡Empezábamos a sentirnos acogidos por la magia del altiplano y la motivación estaba a tope! Al día siguiente, aprovechamos uno de los destinos que ofrece Hotel Explora para aclimatar, y nos fuimos junto a 3 guías del Hotel rumbo al Salar de Tara, maravilloso lugar ubicado en pleno altiplano a 4.250 msnm cerca de la frontera con Bolivia. ¡Recorrimos este lugar Lunar en bicicleta junto a los guías expertos, quienes nos dieron un muy buen servicio e información de la zona! Donde estuvimos todo el día realizando tomas maravillosas de puro freeride de altura ¡¡Otro gran privilegio!! Después ya de un largo día de pedaleo en las alturas, regresamos al Hotel Explora donde descansamos y disfrutamos de sus cómodas instalaciones y comida de primer nivel.

Al día siguiente en la mañana nos fuimos a Catarpe, un lugar en las cercanías de San Pedro que es el paraíso del freeride en bicicleta. ¡Cerros de arena con múltiples líneas nos daban la bienvenida a este lugar, estábamos fascinados! Después de una mañana entera de filmaciones y andaje de primer nivel nos fuimos al Hotel a preparar todo el equipo necesario para partir a dormir a las Termas de Puritama, otro lugar increíble ubicado a 3.500 msnm. Necesitábamos dormir sobre los 3.500 metros de altitud por un tema de aclimatación y que mejor que hacerlo en unas termas naturales en la mitad del desierto. Este viaje no nos paraba de sorprender, Chile en realidad es único.

Después de una muy linda noche de relajo y producción en las Termas de Puritama, salimos rumbo a lo que seria nuestro primer ascenso de aclimatación en esta expedición; El Cerro “Jurinquinca” de 4.940 msnm ubicado en pleno altiplano del desierto de Atacama. Aquí realizamos una caminata sin nuestras bicis y después bajamos. Sin mayor prisa y con tiempo de sobra en este día, tomábamos las camionetas Mahindra y nos dirigíamos nuevamente al Hotel Explora donde nos esperaban siempre con la mejor disposición, servicio y comida 😉. Nos quedaba solo 1 día en San Pedro por lo que aprovechamos la tarde para ir a dar una vuelta a este lindo pueblo del desierto de Atacama, conocer un poco mas de su cultura pre colombina y registrar lo más posible la magia de este lugar.

Ya de regreso en el hotel empezamos a preparar todo para la gran odisea que se nos venia encima. Al dia siguiente a primera hora salíamos rumbo al Campamento Base del Llullaillaco; El refugio “Zorritas” a 4.200 msnm. Mas de 7 horas en auto por caminos muy poco transitados por la mitad del desierto y con muy poca información, se nos venían por delante. Las ansias eran cada vez mayores.

Miércoles 14,

¡Ya era miércoles y teníamos que partir! Que rápido pasa el tiempo.

Teníamos todo listo (250 litros de agua, carpas, equipo personal y grupal, comida, cocinillas, bidones de bencina extra etc) para partir. Ahora teníamos que hacer todo impecable y seguir al pie de la letra la poca información que teníamos de la ruta para llegar al Campo base del desconocido Volcán Llullaillaco. GPS en mano y partimos a la navegación. El Volcán Llullaillaco queda al Este de Antofagasta por ende al sur de San Pedro de Atacama. Para ir desde San Pedro al Llullaillaco hay muy poca información de la ruta a seguir por lo que hay que ir muy atento al GPS y a las indicaciones estudiadas anteriormente para no perderse, ya que perderse allá puede significar horas dando vueltas, lo que puede llevar a quedarte sin petróleo, aunque tengas reservas.

A suerte de nosotros y como frutos del estudio detallado que hicimos de la ruta, lográbamos después de 7 horas y haber cruzado el desierto en todo su esplendor, llegar al campamento base del Volcán Llullaillaco. ¡Que manera de haber bifurcaciones! Para que se hagan una idea, las indicaciones para llegar allá son algo asi como: Km 234,5 doblar a la derecha rumbo al sur (caminos de arena donde hay miles para elegir por lo que no te puedes equivocar), después en el poste 307 del tendido eléctrico que va de norte a sur doblar a la izquierda, después de 100 metros habrá una pirca de rocas , ahí doblar a la derecha y asi sucesivamente hasta que de repente te internas en una quebrada (quebrada “zorritas”) maravillosa llena de “gramíneas” (flora endémica de allá) en la mitad del desierto, donde esta ubicado el refugio “Zorritas” , refugio que pertenece a Conaf. Ya que el Volcán Llullaillaco se encuentra en un Parque Nacional (P.N Llullaillaco) uno de los parques nacionales mas desconocidos de Chile. Como era de esperarse no había absolutamente nadie a kms a la redonda de donde estábamos. Éramos nosotros, el desierto y este montañon sagrado de los Incas.

Ya instalados en el refugio empezamos con la logística de ascenso a la montaña. Días de porteo de equipo se nos venían por delante. Ahora no parábamos hasta lograr la cumbre. Del lujo y comodidad del Hotel Explora, al sufrimiento y el frio de la alta montaña. Asi es la vida, perfectamente equilibrada.

Jueves 15 // Estrategia de ascenso,

Jueves en la mañana empezábamos a preparar todo para partir a dormir a lo que seria nuestro campamento 1 a 4.700 msnm. En este lugar armamos campamento e iniciamos el primer porteo de equipo hasta los 5.300 msnm. En este porteo dejamos a 5.300 msnm todo lo que es carpas de ataque de cumbre, casco, repuestos de bici, crampones, comida etc y además aprovechamos de aclimatar. Después de un largo pero lindo día bajamos a dormir al campo 1 a 4.700 msnm. Donde preparamos todo para el día siguiente hacer el porteo de bicicletas y equipo hasta el campamento alto a 5.600 msnm. Esto estaba recién empezando.

Viernes 16,

Este día nos levantamos en la mañana bien temprano e iniciamos el porteo de bicicletas al campo alto. La idea era dejar nuestras bicicletas lo mas arriba posible este día. Al salir del campo 1 a 4.700 msnm, luego de un par de horas llegábamos a lo que era nuestro primer deposito de equipo a 5.300 msnm. Aqui descansamos un poco, hidratamos y tomamos el equipo que habíamos dejado ahí para seguir hasta el campamento alto ubicado a 5.600 msnm. En este punto dejamos carpas, cascos, repuestos, crampones, comida etc y seguimos solo con nuestras bicicletas hasta lo mas alto posible, logrando alcanzar los 5.750 msnm. Dejamos nuestras bicicletas y comenzamos el descenso al campo 1. Después de un buen par de horas llegábamos al campamento 1, desarmamos y partimos al campamento base Refugio Zorritas ubicado a 4.200 msnm. Se nos venia un día de descanso. EL día de descanso en todo el itinerario de ascenso, clave para el éxito.

Sábado 17,

Ya instalados nuevamente en Refugio Zorritas, después de haber hecho la pega dura de porteo de equipo y bicicletas a los 5.700 msnm, este dia nos lo tomamos para descansar, hidratar y prepararnos mentalmente para lo que venía en los siguientes días.  Sin embargo, nuestro amigo Alemán Gerhard Czesner no se sentía del todo aclimatado y ese día prefirió subir, junto a Martin Bissig, a dormir a los 5.300 msnm. Por lo que ese dia, el junto a Martin partieron rumbo al Volcán y se iban a unir a nosotros el Domingo cuando estemos subiendo al campamento alto.

Yo como líder de expedición no hubiera dejado que eso pasara si Gerhard no tendría experiencia, pero, por lo contrario, Gerhard es un hombre con mucha experiencia y conocimiento en lo que alta montaña refiere, asique después de haber conversado un buen rato, El junto a Martin tomaron una camioneta y partieron a internarse al Volcán.

Nosotros, la Bigmountainbike crew, nos quedamos todo este día relajados y aprovechando de descansar, comer e hidratar lo que más pudimos para descansar al máximo nuestros cuerpos ya que sabíamos que al día siguiente se venia uno de los ascensos mas estrictos de nuestras vidas.

Ahora a dormir que mañana no paramos.

Domingo 18,

Después de haber dejado todo listo el día anterior, pescamos las camionetas y nos fuimos al campamento 1 del Volcán, lugar donde dejamos las camionetas, y nos pusimos a caminar, livianitos, hasta el campamento alto a 5.600 msnm. Entremedio nos topamos con Gerhard y Martin que habían subido el día anterior a dormir a los 5.300 msnm. Y es ahí cuando Gerhard decide no subir más, ya que había pasado una muy mala noche, vomitando y sin poder dormir nada, por lo que el llego hasta ahí no más y decidió bajar al campo base. Sin embargo, Martin se sentía bien y siguió con nosotros hasta el campamento alto, al cual llegamos tipo 5 de la tarde. Comimos algo, hidratamos bien y a dormir, ya que a las 11 de la noche sonaría la alarma que nos despertaría para el gran pegue final a la cumbre.

Sin Dormir mucho (algunos no durmieron nada) a las 11 suena la alarma. ¡Empieza el sacrificio y el sufrimiento, pero también las ganas y la motivación por subir este gran Apu del desierto en bicicleta!

Lunes 19, ¡CUMBRE!,

12 de la noche, hace 1 hora que sonó la alarma, mucho frio y concentración. Salimos rumbo a la cumbre. Mas de 1.100 metros de desnivel sobre los 6.000 metros de altitud nos esperaban. Había silencio y mucho frio, nada más. Después de 45 minutos llegamos al lugar donde habíamos dejado las bicicletas, empieza la duro. Nico Gantz, fotógrafo y montañista iba adelante del grupo, tratando de esquivar los mas de 1.000 metros de glaciar lleno de penitentes casi imposibles de pasar con la bici, nos guiaba por buen camino. -25 grados marca el reloj. Estábamos ya cerca de los 6.100 msnm y recién eran las 3 am, nos faltaban mas de 4 horas para que saliera el sol. El frio y la mente te empiezan a jugar malas pasadas, pero la motivación es mas fuerte. A ponerse los crampones, teníamos que cruzar el nevero gigante, 2 o 3 horas caminando sobre el frio hielo duro, lento, muy lento, con la bici al hombro, pero avanzábamos, lento, pero avanzábamos. Ya cerca de las 6 AM habíamos cruzado el nevero y era la hora mas fría de la noche, el amanecer. Estábamos pasando del umbral del frio al dolor, el frio era máximo. Pero al empezar a salir la luz del sol, también empiezan a verse los paisajes increíbles que nos rodeaban, algo bueno había, la vista era impagable, la gran sombra del Llullaillaco se veía a kilómetros de distancia como un triángulo perfecto, pero seguía haciendo mucho frio por lo que había que seguir, si nos quedábamos quietos mas de 10 minutos, nos congelábamos, asique era seguir para arriba o para abajo pero había que seguir!.  Ya cerca de las 8 AM y a eso de los 6.350 msnm por fin vemos que la luz del sol nos iba a llegar, por lo que paramos y estuvimos calendándonos con esa luz que uno tanto agradece en esos momentos, esa luz vital de vida pura, la luz del Sol.  Estuvimos ahí 30 minutos, agradeciendo esta luz que calentaba nuestros pies y cuerpos congelados y con eso, nos volvía la motivación nuevamente. Eran ya cerca de las 9 AM y estábamos a 5 horas de la cumbre aprox. El “deadline” era a las 14:00 hrs, por lo que íbamos bien.

Ya agotados, llegábamos al Collao entre la cumbre principal y la cumbre sur, estábamos a 6.500 msnm. Nos faltaban “solo” 240 metros de desnivel. Pero eran 240 metros de desnivel de puras rocas gigantes y un acarreo interminable donde no podías dar mas de 4 o 5 pasos con la bici al hombro sin tener que parar a respirar. Pero es ahí cuando uno saca energías de no sabe dónde para seguir subiendo. Hasta que al final, después de 3 horas desde el Collao, y porteando nuestras bicis al hombro, ¡lográbamos llegar hasta la cumbre del segundo volcán activo más alto del planeta y el santuario Inca mas alto del mundo! Logrando asi, después de 14 horas y media, el ascenso en bicicleta a este gran y poderoso Apu del norte de nuestro país. Ahora tocaba bajar.

La bajada...

La bajada en este tipo de montañas es casi pura supervivencia. Pero el gran Llullaillaco tenia mucho que ofrecernos todavía. Después de 14 horas y media de peregrinaje, la verdad que tu cuerpo te pide descanso y tu mente está en “modo avión”. Por lo que la bajada en esta disciplina del Bigmountainbike es todo un desafío. Al estar en un lugar tan remoto como el Volcán Llullaillaco tienes que tomar las máximas precauciones posibles, sobre todo en la bajada. Es por eso que a todos los que invito a estos proyectos les pido como requisito obligatorio el uso de casco integral, quizás es un poco mas pesado que el común y corriente, pero te puede salvar la vida y la billetera también...

Como les decía, una vez en la cumbre del Llullaillaco nos tocaba bajar, estábamos exhaustos, pero aún quedaban energías para la bajada. Los días anteriores estuvimos analizando la ruta de bajada y queríamos andarla si o si, habíamos visto una línea que conectaba cerca de los 6.350 msnm hasta el auto de puro freeride y entremedio el cruce del glaciar, teníamos que hacerla. Es con eso en mente que comenzamos la bajada desde la cumbre. La primera hora era puro sufrir. Acarreando la bicicleta en la mano hasta el Collao (6.500 msnm) ya que era imposible andar en esa sección del cerro. Veníamos muy cansados pero cada vez faltaba menos. Además, como es una producción audiovisual teníamos que estar alineados con los que grababan entonces no nos podíamos alejar demasiado. Es asi, que después de 3 horas aprox, junto a Nico Prudencio lográbamos llegar a los 6.350 msnm, la parte alta del cruce de glaciar, lugar donde empezaba lo bueno. Aquí nos coordinamos con nuestro amigo a cargo del Dron, Nico Gantz, para garantizar una toma aérea de todo lo que se venía; más de 1.000 metros de desnivel de puro freeride de altura. Fue así como nos ganamos con uno de los freeride mas épicos de alta montaña que seguramente se haya logrado. Bajando por un glaciar gigante para después conectar con una bajada interminable de arena que nos dejo en tan solo 30 minutos en el auto, con un paisaje de fondo de todo el desierto y más de 10 volcanes que silenciosamente nos observaban. Realmente un privilegio. Habíamos bajado en 30 minutos algo que nos habíamos demorado en subir varias horas, nos abrazamos y esperamos al resto del equipo, que 5 horas después llego al auto. ¡Algún beneficio tiene que traer tanto sufrimiento digo yo! Ya después todos en el auto, a eso de las 11:30 de la noche (llevábamos más de 24 hrs de pegue en total) bajamos al campamento Base donde estaba nuestro amigo Gerhard, que nos había cocinado muy amablemente unos ricos tallarines.

Muy felices de haber concretado nuestro proyecto de subir y bajar en bicicleta este gran Apu del desierto, al dia siguiente preparamos todo para irnos de vuelta a el mundo cotidiano. Nos despedimos y dimos gracias a este hermoso lugar que nos acogió y nos vio sufrir en sus tierras. Asi, 7 horas después ya estábamos en Antofagasta disfrutando del Océano pacifico. En menos de 24 horas habíamos estado a 6.740 msnm y en el nivel del mar, los grandes regalos que tiene para ofrecernos este lindo y angosto país llamado Chile.

¡Atentos al video que se viene tremendo! Cuarto capítulo del Guardián del Valle. Abril / Mayo 2019

Volcán Llullaillaco y los Incas

Elegimos el Volcán Llullaillaco ya que es el Santuario inca de mayor altitud en el planeta, donde en 1.999 se encontraron 3 niños (momias del Llullaillaco) en su cumbre, hace más de 500 años los dejaron ahí en sacrificio a los dioses en un ritual llamado Capacocha. Venían caminando desde Cusco (Perú) para morir en estas cumbres. ¿Porque eligieron el Llullaillaco? Los invito a leer sobre el tema para que uds mismos saquen sus conclusiones.

El proyecto “Guardian del Valle” no solo busca ascender y descender grandes montañas en bicicleta, sino que también dar a conocer al mundo, y sobre todo a los chilenos los lugares que tenemos en nuestro país, para empezar a generar consciencia y de esta manera empezar a respetar y cuidar estos lugares sagrados que hay en nuestra preciada cordillera de los Andes.

Gracias totales a los que apoyan este proyecto.

Por

Patricio Goycoolea M. // Director y productor de proyecto Guardian del Valle.